Situada al suroeste de Teruel nos ofrece: cuencas y cañones fluviales, parameras,  serranías, lagunas, cascadas, campos de dolinas, poljes, ríos de piedra (borrocales o canchales), formaciones de piedra arenisca, caliza, siliceas, pizarra, etc. y todo ello en un espacio relativamente reducido de 1.414 km2 (10% de la superficie de Teruel y 3% de la de Aragón).
"La Sierra de Albarracín sorprende y cautiva."
Desde la prehistoria se han ido asentando civilizaciones tras civilizaciones dejando numerosos e importantes vestigios de ellas.
Su variada orografía, hace que cada rincón sea único y lleno de contrastes.
Parajes diversos... suaves praderas, profundos barrancos, parameras, formaciones geológicas, espectaculares moles de rodeno con arte rupestre, naciminentos de ríos, cascadas,miradores espectaculares, sendas de origen trashumante, frondosos pinares donde habitan ciervos, corzos..., parajes con una gran riqueza en flora y fauna.
Salpicada de pequeños y tranquilos pueblos, llenos de leyendas e historia, con sus costumbres, tradiciones y una buena gastronomía.
"La Sierra de Albarracín despierta los sentidos, venir es volver."